Mudanzas. La guía definitiva de cómo llevarlas a cabo

 

Empacar tu vida de un sitio y moverte hacia otro, no tiene que ser necesariamente desastroso.

 

Si te tomas el tiempo de planificar el antes, durante y después del proceso de traslado, llegarás satisfecho pero sobre todo relajado  a tu nuevo espacio. 

 

Siempre es necesario un poco de orientación en ese momento que, alguna o varias veces llega, y es por eso que en este post te traemos la guía definitiva de cómo llevar a cabo una mudanza con éxito.

 

¡Toma nota!

La guía definitiva de cómo llevar una mudanza a cabo 

 

Mudarse a veces es estresante, pocas veces resulta divertido, pero generalmente conduce a un resultado positivo: un nuevo entorno y un nuevo espacio. 

 

Todo depende de planificar con anticipación para que el proceso sea lo más sencillo posible, así que échale un ojo a nuestra guía definitiva de cómo llevar una mudanza a cabo exitosamente. 

 

Deshazte de todo

 

Todo será mucho más sencillo si comienzas reduciendo el desorden, tanto como te sea posible. 

 

Por eso, antes de comenzar a empacar, lo mejor es que realices una purga despiadada de esos artículos que ya no necesitas. 

 

Y con esto no queremos decir que los arrojes a la basura sin más, no… si te es posible donarlos a alguien que lo necesite, muchísimo mejor. 

 

Al hacer esto, tendrás menos que empacar, menos que mover y menos que desempacar.

 

Lleva un registro 

 

La era digital tiene sus ventajas, aunque si dependemos netamente de ella, podemos correr el riesgo de necesitar el documento de alquiler o de compra o  el contrato de mudanza y encontrarnos con la PC o el Smartphone descargados. 

 

La solución a esto, es crear una carpeta de respaldo con las copias impresas de todos los papeles de tu proceso de mudanza; de esta forma si llegara a surgir alguna duda, puedes echar mano de ella y consultar. 

 

Empaca todo con anticipación

 

Generalmente, el proceso de alquiler o compra se toma su tiempo, y es en ese intermedio en el que tienes que comenzar a simplificar los artículos que seguirás usando, para empezar a guardar el resto. 

 

De esta manera, cuando llegue el momento de empacar completamente, ya tendrás una buena parte lista. 

 

Reserva los servicios que necesites con tiempo

 

Cuando se está en proceso de mudanza, se necesita un servicio que nos ayude con la faena, equipo específico para subir y bajar el mobiliario, así como el apoyo de limpiadores o pintores. 

 

En ese caso, anticípate, sobre todo si es temporada alta de mudanza.

 

Y es que, si dejas todo para el último momento te puedes arriesgar a tener que pagar más o lo que es peor, tener que posponer por no encontrar servicio disponible para ti. 

 

Programa los servicios públicos en tu nuevo hogar

 

Los últimos días previos a la mudanza, es importante que te comuniques con los proveedores de servicios públicos en la zona de tu nuevo hogar, a fin de que encuentres todo listo para ser usado cuando llegues. 

Siempre es importante proyectarse para evitar contratiempos como llegar agotado luego de la mudanza y no poder disfrutar de una buena ducha, al no haberte anticipado.

 

Ten lo esencial a mano

 

Procura tener tus cosas básicas a mano, eso es una muda de ropa, tu cepillo y pasta de dientes, los juguetes de los niños, cargador, agua, entre otros. 

 

Mete todo eso en un bolso y llévalo contigo; recuerda que siempre hay que estar listos y adelantarse a los posibles contratiempos en el camino. 

 

Prepara los materiales de embalaje 

 

Si no quieres estar en un corre corre de aquí para allá a último momento, es importante que días antes del gran día, compres y ubiques en un sitio estratégico los materiales de embalaje que vas a necesitar. 

 

Cortadores de cajas, cinta de embalaje, marcadores permanentes, toallas de papel, bolsas de basura, cubiertas para muebles y cuerdas de amarre incluso.

Consejos de embalaje para tu mudanza

 

1. Utiliza cajas del tamaño correcto

 

Las cajas pequeñas te sugerimos usarlas para guardar artículos pesados como libros, y las más grandes, para guardar los más livianos, como telas o sábanas.

 

¿Por qué? 

 

Pues porque cuando acumulas artículos pesados en una caja grande, se hacen más pesadas, dificultan el trabajo y se corre el riesgo de causar daño a los objetos dentro de ella. 

 

2. Artículos pesados, abajo y artículos livianos, arriba

Cuando guardes tus pertenencias, es importante que sigas esta regla, y de la misma manera debe organizarse todo dentro del camión: las cajas más pesadas hacia la parte delantera del camión, a fin de mantener el equilibrio. 

 

3. Evita mezclar los elementos de diferentes habitaciones

Usa el marcador e identifica cada caja en la que previamente almacenaste los artículos de cada uno de los espacios de la casa. 

 

Incluso, puedes describir el contenido que hay adentro, para que tanto el embalaje como el desembalaje sean mucho más prácticos y rápidos. 

 

4. No olvides tapar las cajas

Usa trozos de cinta adhesiva para sellar tus cajas para sellar las costuras inferiores y superiores de tu caja, sobre todo enfócate en esos puntos donde haya algún tipo de tensión debido al peso. 

 

5. Protege los objetos frágiles

 

Siempre es bueno usar papel de embalaje o plástico de burbujas, para envolver tus artículos más frágiles.  

 

Si se trata de tazas y tazones, puedes colocar uno dentro del otro, siempre colocando papel en el medio, y envolviendo 3 o 4 de ellos en un paquete. 

 

Si son vajillas, colócalas de lado, con mucho papel amontonado arriba y abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *