¿Dónde y cómo guardo la ropa de temporada?

Algunas veces al año llega el día en el que tenemos que cambiar la ropa de la temporada que se va, por la que mejor se adapte a la temporada que llega… y hay una manera correcta de hacerlo. 

 

Toma nota de estos tips para que sepas dónde y cómo guardar la ropa de temporada. 

¿Dónde guardar la ropa de temporada?

 

Almacenar la ropa de temporada va más allá de tirar todo en una cesta o caja de cartón y guardarla junto a otros trastes… a menos que quieras acortar su vida útil, y tú no quieres eso, ¿cierto?

 

Al tratarse de prendas que seguramente volverás a usar, es importante que busques el espacio de almacenamiento adecuado, y en ese sentido los contenedores de plástico suelen ser una de las mejores opciones.

Sobre todo si en lugar de colgarlas, prefieres doblarlas antes de guardarlas, este tipo de cajas cumplen todos los criterios para un almacenamiento seguro de tu ropa, además vienen en diferentes formas y tamaños que se adaptan según el espacio. 

Una maleta vacía también puede ser una opción si no tienes un contenedor de plástico, solo tienes que asegurarte de limpiarla a fondo y cubrir con un papel de seda sin ácido, antes de guardar la ropa. 

 

La idea es liberar espacio en el armario, para que no obstaculice las prendas que estarás usando frecuentemente. 

 

¿Cómo guardar la ropa de temporada?

Si quieres evitarte una sorpresa cuando tengas que recurrir nuevamente a esas prendas, entonces presta atención a estos tips para que sepas cómo guardar la ropa de temporada. 

 

Lava y repara las prendas antes de guardarlas

 

Es importante que toda tu ropa de temporada la hayas lavado y enmendado, antes de guardarla durante varios meses. 

Si no lo haces, una mancha no tratada a tiempo o los olores corporales y las fragancias que quedan impregnados en la ropa, serán más difíciles de eliminar mientras más tiempo pase. 

Tómate el tiempo también de reparar las cremalleras que no funcionen correctamente o de reemplazar botones, ten por seguro que el hacer esto te lo agradecerás más adelante. 

Usa bolas de naftalina… sin químicos

Las bolas de naftalina son una buena solución para evitar que ciertos insectos hagan de las suyas con tu ropa; sin embargo, algo que debes tener en cuenta es que son tóxicas.

Si no se usan adecuadamente, puede convertirse en un problema si hay niños o mascotas en casa; de modo que, si es posible adquiere naftalina libre de químicos. 

Gastar un poco más cuando se trata de seguridad no tiene precio, aunque también tienes otras opciones como los bloques de cedro.

Reduce tu guardarropa

Esa ropa de temporada que ya no te queda bien, que está pasada de moda o incluso tan dañada que una reparación la dejaría peor, seguramente es lo que le da más volumen a tu guardarropa. 

Si es tu caso, dedica tiempo adicional a revisar tus prendas, clasifícalas y comienza a apartar las que cumplan todas las características que antes mencionamos, a fin de regalarlas, donarlas, o cualquier otra cosa que tengas pensado hacer con ellas. 

 

Evita colgar prendas delicadas

 

No es lo mismo colgar un abrigo que usarás al menos una vez a la semana, que colgarlo por una larga temporada, ya que lo más probable es que acabe perdiendo la forma. 

Las prendas de tejidos de punto, sintéticas o de seda, es preferible doblarlas antes de guardarlas, mientras que los abrigos sí que puedes colgarlos, siempre y cuando uses ganchos de madera o acolchados, debido a que brindan mejor apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *