6 Tips para organizar tu cocina

La cocina es una de las zonas más importantes de la casa y, como tal, debe transmitir armonía y tranquilidad.

 

De todas lo espacios de tu hogar, esa es la que mejor expresa pertenencia y calidez familiar; después de todo, es el centro de la mayoría de las actividades domésticas y no siempre es fácil mantenerla ordenada.

Si es muy grande o muy pequeña, es lo de menos, porque todo se trata de cómo la organizamos, así que atención porque hoy te mostraremos 6 tips para organizar tu cocina de una forma funcional.

 

¡Vamos a ello!

6 Tips para organizar tu cocina

 

A continuación, toma nota de estos 6 tips para organizar tu cocina y obtener un espacio funcional en el que realmente disfrutes. 

 

1. Empieza por ordenar

Lo primero que debes hacer cuando decides organizar la cocina, es deshacerte de los elementos innecesarios.

 

Y sí, puede parecer obvio, pero a menudo sucede que se acumulan muebles pequeños o herramientas en exceso que crean un desorden absolutamente evitable.

 

Para comenzar, es importante ver literalmente todos los elementos de la cocina  y hacerte preguntas: ¿Es necesario? ¿Funciona? 

 

Es un paso que puede que sea un poco difícil, pero debes tener siempre en cuenta tu objetivo: Un espacio funcional, un mostrador lo más despejado posible, y disfrutar realmente al estar ahí. 

 

En ese sentido, procura no conservar abrelatas dañadas, tapas sin frasco, ni siquiera platos y tazas en malas condiciones.

 

Estos deben desecharse sin remordimiento, ya que le dan un mal aspecto a la cocina y no es lo que queremos.

 

Si no lo has necesitado durante años, difícilmente lo extrañarás.

 

Y una vez que hayas revisado todo, debes tener claro qué conservarás, qué donaras y qué ya no sirve. 

 

2. Clasifica tus artículos de cocina

 

Ahora, es el momento de organizar el contenido de los gabinetes de la cocina que están guardados.

 

El objetivo es clasificar los artículos de una manera que tengan sentido según la forma en que usas la cocina.

 

La mayoría de las personas prefieren separar los alimentos, de los utensilios de cocina en su gabinete.

 

Por ejemplo, los artículos comestibles se pueden subdividir en bebidas, ingredientes para hornear, bocadillos, productos enlatados y cualquier otro alimento que conserves.

 

Por otro lado, los utensilios de cocina/vajillas, se pueden subdividir en ollas y sartenes, tablas de cortar, platos, tazones, vasos, tazas y más.

 

Los detalles van a depender completamente de cómo quieres que luzca tu cocina.

3. Crea uniformidad

Los frascos de almacenamiento son especialmente adecuados para crear una imagen ordenada en la cocina, ya que puedes verter todo el producto sin necesidad de guardar una parte en el sobre del empaque.

 

Estos paquetes abiertos, a menudo, dejan una impresión desordenada, es mejor verter todo el contenido directamente en los frascos para un mejor almacenamiento.

4. Prioriza aquellos que utilizas frecuentemente

En toda cocina que se precie, hay objetos de uso diario y otros que solo se necesitan en determinadas ocasiones.

 

Una buena idea para organizar la cocina de forma funcional, es ubicar los de uso diario a plena vista, y los de un uso poco frecuente, en lugares menos prácticos.

 

Asimismo, transfiere  los alimentos secos a frascos de vidrio, mejor aún si están etiquetados para identificar inmediatamente el contenido.

 

En cuanto a las especias, evita agruparlas en los estantes de las esquinas, es mejor colocarlas en un plato giratorio cerca de la estufa, de esta manera te será más fácil encontrarlas a la hora de cocinar.   

 

5. Simplifica la cocina en áreas

Lo ideal es dividir al menos tres áreas de trabajo: una para cocinar, otra para servir y otra para lavar y almacenar alimentos.

 

La primera, debes desarrollarla alrededor del fuego y debe incluir, utensilios y especias para la cocina.

 

La segunda,  incluirá todos los platos, tazas, bandejas y vasos que puedas llegar a necesitar.

 

En cuanto a la tercera, sería  la zona del fregadero, el escurridor y el recipiente para guardar las sobras.

 

De esta forma, no tendrás que desplazarte demasiado durante tus jornadas y encontrarás más fácilmente lo que necesitas en el momento en el que lo necesites.

6. Saca provecho a los rincones ocultos

Si el espacio a la vista tiene sus ventajas, hasta los rincones más recónditos pueden resultar preciados aliados.

 

Especialmente para aquellos que tienen que organizar una cocina pequeña y con pocos cajones disponibles.

En este caso, simplemente cuelga ganchos o soportes para objetos de madera o metal dentro de las puertas.

 

Igualmente, puedes guardar detergentes, bolsas, ganchos, cepillos y demás artículos de limpieza.

 

Para artículos más ligeros, también puedes utilizar los soportes de tela que se utilizan normalmente para guardarropas.

 

Organizar una cocina de forma práctica y eficaz puede ser más fácil de lo que piensas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *