6 Tips para guardar la ropa de invierno

Termina el invierno y estás feliz de poder disfrutar de una estación nueva, con una temperatura más amable. 

Y como bien supones, ha llegado la hora de guardar las prendas que te han permitido abrigarte estos meses  en donde el frío ha sido la norma.

Lo ideal en este sentido, es ahorrar dinero y conservar en buen estado la ropa que vas a necesitar luego; y es por eso que te ofrecemos 6 tips para guardar la ropa de invierno que te ayudarán a lograr este objetivo.

¡Vamos a ello!

Tip #1: Lava la ropa antes de almacenarla

Es muy importante que tanto la ropa de cama, edredones, mantas y sábanas, como la ropa de vestir sean sometidas a un proceso de limpieza profundo para evitar que las bacterias y los ácaros puedan proliferar y arruinar tus pertenencias.

Puedes usar un jabón suave que incluya un aroma de tu agrado y que limpie sin agredir los tejidos.

Tip #2: Clasificar la ropa

Con esto nos referimos a que debes separar la ropa en grupos, a fin de almacenarla de una manera en la  que los tejidos más pesados descansen en el fondo de los armarios o contenedores donde vas a guardarla.

La ropa elaborada con tejidos más livianos y/o delicados podrás ubicarla en la parte superior del sitio donde vayas a almacenar la ropa y así evitarás que tus prendas favoritas se deformen o se dañen. 

Tip #3: Elige los empaques adecuados

Muchas personas creen que pueden usar cualquier bolsa plástica para guardar su ropa de invierno. 

Sin embargo, si realmente quieres que tu ropa se mantenga en buen estado cuando la quieras usar nuevamente, es importante que te tomes el trabajo de adquirir contenedores o cajas de plástico. 

Estos van a aislar los tejidos del polvo, de los olores externos y de insectos que puedan anidar en ellos arruinando tu ropa.

En el caso de la ropa de cama, lo ideal es que sean almacenadas en bolsas de vacío evitando que la humedad entre en ellas y se produzcan malos olores.

Tip #4: Puedes incluir bolitas de naftalina

Nunca está de más que metas en los empaques y en el armario algunas bolitas de naftalina que refuercen la seguridad de mantener a los insectos alejados de tu ropa, indiferentemente del tiempo en el  que ésta permanezca almacenada.

En el mercado actual podrás encontrar tanto las tradicionales, con su olor particular, u otras con olores que te agraden mucho más. 

Tip #5: No colgar las prendas

Aunque algunas personas recomienden que los trajes deben ser colgados en perchas y protegidos con fundas especiales, nosotros te aconsejamos que de ser posible evites hacerlo.

Independientemente de la calidad de las telas en las que esté confeccionada tu ropa, es inevitable que pueda deformarse por estar colgada durante largos períodos de tiempo.

Lo ideal es usar las cajas de plástico que mencionamos más arriba y ordenar la ropa evitando en lo posible que queden marcas de dobleces en ella.

Tip #6: Seda y algodón para lo más importante

Lo más seguro es que tu guardarropa de invierno incluye prendas que son de tejidos delicados y que sabes que lo mejor es tomar medidas especiales para que se conserven en el mejor estado posible.

Así que te sugerimos que después de limpiar las prendas delicadas las envuelvas en papel de seda y luego uses una funda de algodón para guardarlas. 

 

Ten siempre presente que debes eliminar del todo la humedad del entorno donde finalmente reposará tu ropa.

Y como último tip, decirte que ese momento en el que guardas la ropa de invierno es una buena oportunidad para apartar las prendas que ya no uses y donarlas, si están en buen estado, o desecharlas si ya han terminado su vida útil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *