10 Consejos para embalar cristalería

 

Si estás buscando consejos para embalar cristalería, bien sea para proteger una vajilla que adquiriste recientemente o una pieza de cristal que ha pasado de una generación a la otra, en este post te tenemos no uno, sino 10 tips para que la conserves en buen estado. 

Aplicando estos tips extenderás su tiempo de vida útil, las mantendrás intactas y lucirán como nuevas una vez llegue esa ocasión especial para lucirlas. 

10 Consejos para embalar cristalería

 

Si hasta este momento no sabías cómo embalar correctamente tu cristalería, saca provecho de estos 10 consejos para que la conserves como nueva por más tiempo. 

 

Consejo #1: Clasificar los objetos

Antes de comenzar a embalar es importante separar las piezas y clasificarlas, así tendrás varios grupos que vas a tratar de manera diferente.

Por ejemplo, no debes guardar los platos y las copas en una misma caja, ni usar el mismo sistema de embalaje, porque corres el riesgo de dañar las piezas.

 

Consejo #2: Revisar las piezas que vas a guardar

Esto lo harás para verificar posibles desperfectos en los cristales. 

Una vez hecho, te sugerimos intentar reparar estos desperfectos o desechar la pieza si consideras que no es posible mejorar su aspecto.

Hay quienes sugieren usar una lija fina para rebajar posibles fallas del cristal, pero si decides hacerlo debe ser con sumo cuidado para no agravar el problema ni mucho menos herirte. 

Consejo #3: Lavar la cristalería

Recuerda usar una esponja y detergente especiales para que no rayes la superficie de las piezas.

El agua debería estar tibia y puedes agregar un chorrito de vinagre blanco junto con el detergente líquido para garantizar que el cristal quede limpio y libre de polvo u otras partículas.

Consejo #4: Secar la cristalería

Parece obvio, pero no lo es; embalar cristalería que no esté perfectamente seca hará que proliferen hongos y bacterias que producen mal olor o manchas en el cristal.

Asegúrate de usar un paño muy suave y frotar con delicadeza hasta quitar cualquier rastro de humedad.

Consejo #5: Ubicar las piezas en un lugar con suficiente espacio

Lo ideal es ubicar las piezas de cristal sobre una mesa espaciosa y tener a la mano todos los materiales que vas a necesitar: plástico de burbujas, plástico para embalar, papel periódico, cartones, cajas, cinta adhesiva, etiquetas o rotuladores.

El tener todo esto a la mano te va a ahorrar tiempo y podrás terminar tu tarea con facilidad.

Consejo #6: Usa varias capas protectoras

Evita que las piezas se rocen entre sí; esto es vital para que no se rompan cuando muevas las cajas de un lugar a otro.

Envuelve cada uno de los objetos por separado, preferiblemente en papel periódico, usa plástico de burbujas para reforzar y luego incluye separadores de cartón para disminuir el movimiento cuando transportes las cajas.

Consejo #7: Cajas adecuadas

La caja debe ajustarse a lo que estará en el interior; no dejes espacios que aumenten el riesgo de roce y posible rotura de las piezas. 

Si la caja es algo más grande, asegúrate de llenar esos espacios con plástico de burbujas o periódicos, de manera que el espacio vacío sea mínimo.

Consejo #8: Cierra y etiqueta

Si ya tienes las copas, platos, tazones y cualquier otra cosa empacadas, entonces es el momento de sellar las cajas con cinta de embalar.

No escatimes la cantidad, lo ideal es que no queden orificios libres por los que puedan entrar partículas de polvo.

Procura usar etiquetas para identificar las cajas con la palabra ‘frágil’, así adviertes que esas cajas deben ser manejadas con especial cuidado.

Consejo #9: No apiles las cajas 

Si estás mudándote o guardando objetos que no utilizas, ten en cuenta que las cajas que contienen tus piezas de cristalería no deben estar apiladas.

Un accidente podría derrumbarlas, y de suceder esto seguro querrás minimizar el daño, así que haz lo posible por no montar las cajas unas arriba de otras.

Consejo #10: Escoge el lugar correcto para guardar

Esto es esencial. 

Si estas embalando, es porque vas a mudarte o quieres tener tu cristalería en un sitio seguro donde no corra el riesgo de romperse.

Y en ese sentido se te presentan dos opciones: rentar un espacio para guardarla, o elegir un sitio en casa donde no corra el peligro de que se rompa por accidente. 

Lo mejor siempre será un sitio en el que no haya movimiento de personas alrededor y las cajas estén protegidas del polvo. 

 

Esperamos que logres embalar tu cristalería con total seguridad y disfrutes de estos elegantes objetos por mucho tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *